ana-corellano005

Historias a puntadas

–Lo primero de todo,  me gustaría presentarme.

Soy Ana Corellano, diseñadora de moda, patronista y modista. Nací en Zaragoza y, desde 2013, mi debilidad son lasnovias, madrinas, madres de novias, invitadas… y en general todas esas personas que quieren algo diferente y bonito. Esas personas que quieren una pieza en el armario hecha de forma artesanal, exclusiva, distinta  y elaborada con mucho cariño, que valoran lo que es el mundo del diseño, el patronaje y la confección.

He decido empezar a escribir este blog para poder contaros todas mis vivencias del mundo de las bodas, la novia, la ceremonia, el diseño, el patronaje… y todo lo que ello conlleva, porque desde que empecé mi aventura de emprender uno de mis sueños sigo en pie, y para daros las gracias a todos lo que me seguís y me habéis apoyado he decidido contaros esas anécdotas del mundo en el que vivo sumergida.

Así empezó ” Historias a puntadas”

Hace dos años que decidí  emprender mi propio negocio, fue un día cualquiera, uno de esos de entre semana que piensas que va a ser como otro más y, de repente, así como si nada, un tren se acercó, se paró y me preguntó:

¿¿¿ SUBES ???.

Un tren de los que coges sí o sí, porque en el fondo sabes que si hubieras hecho lo contrario te hubieras arrepentido toda la vida.

Un tren de esos que coges sin mirar a nada ni a nadie, que llega, se para y te subes.

Un tren de esos que nada más cogerlo piensas si ha sido la decisión más acertada o si quizás ha sido la peor idea de tu vida.

Un tren de esos que te enseña que la vida no es de color de rosa, que te hace madurar aunque no lo quieras.

Un tren que crees coger sola pero que en el fondo está tu familia contigo, en un coche detrás de “tu tren”  por si algún día flaqueas… y ellos, desde el coche, te dan toda su fuerza y más.

Un tren de esos que has cogido porque todo lo que lleva dentro es todo lo que tú sabes hacer (y por eso decides subirte) y que si algún día se para y decides bajar, seguirá siendo la decisión más acertada que en ese momento tomaste…

Después de dos años de haber tomado esa decisión, he aprendido muchísimas cosas; unas mejores, otras peores y otras que “ni fu ni fa”, pero lo que me hace seguir ahí y mirar hacia delante es hacer lo que me gusta y ser yo misma.

Así que… todo es cuestión de tiempo, todo es cuestión de hacerlo con cariño y amor, de ir  paso a paso y poquito a poquito.

En eso estoy y así os lo contaré.

Muchas gracias a todos